La naturaleza de parir y nacer

{{Adsense1 params}}
 
Endorfinas Las endorfinas son producidas cuando el cuerpo está estresado más allá que sus limites normales. Se produce durante el ejercicio cuando el deportista se esfuerza mucho, haciendo posible continuar aún más. La producción de endorfinas ha sido clave en el éxito de la reproducción de nuestra especie. Durante la historia las mujeres hemos sufrido por el dolor del parto, sin embargo, la producción de las endorfinas nos ha ayudado a aguantar y superarlo y hasta olvidarlo. Los efectos de las endorfinas son:
 
 
1) disminuye la percepción de dolor, 
2) crea una sensación de bienestar y, 
3) altera la percepción de tiempo y lugar.
 
Durante la labor del parto la madre produce hormonas que tienen una estructura parecida a la morfina, y también se sabe que el mismo bebé libera sus propias endorfinas durante el proceso del nacimiento. De hecho, cuando nace un bebé, la madre y su bebé están llenos de estas substancias, que perecen a las opiatas. Las propiedades de las opiatas son de inducir un estado de dependencia, así se forma el apego.
 
El dolor en el parto sirve para varias cosas. Primero, la mujer necesita saber que está en la labor del parto y en que etapa está, para medir la hora del parto, para poder estar en el lugar donde dará a luz a tiempo. (Es interesante notar que los animales nocturnos dan a luz en el día y los del día en la noche, un mecanismo para asegurar la privacidad de otros miembros de su especie y, para reducir los peligros de predadores naturales.)
 
OJO Para los asistentes en el parto: Cuando entendemos la función del dolor y las reacciones de la madre durante la labor de parto, podemos evitar los tactos internos porque en vez de estimar la dilatación con la mano, observamos las reacciones al dolor en la mujer. La mujer y la persona que la cuida saben en qué etapa está por cómo se siente la mujer, además de los sonidos que hace, la intensidad de las contracciones y otras sensaciones. Muchas veces es suficiente para diagnosticar, vigilar y medir la normalidad y progreso de la labor de parto.
 
Las mujeres han hablado de las ventajas psicológicas de experimentar el dolor el parto. Aceptar las sensaciones poderosas creadas por el útero y, vivir las contracciones fuertes y muchas veces dolorosas para producir el milagro de un bebé, ofrece a las mujeres una oportunidad única para el auto- descubrimiento y crecimiento personal. El dominio de esta situación que amenaza nuestra propia vida produce una sensación de triunfo y confianza. En pocas palabras podemos sentirnos poderosas. Es justo señalar que la mayoría de los procedimientos médicos usados en los hospitales causan la disminución de las endorfinas, por ejemplo, provocar o acelerar el parto con drogas y otros estímulos no permite al cuerpo el tiempo que requiere para producir suficiente endorfinas en proporción al dolor experimentado. Cualquier cosas que produce miedo o adrenalina en la futura madre, también resultará baja su producción de endorfinas.
 
Adrenalina Cuando una persona está con miedo o en una situación amenazadora, el cuerpo automáticamente produce comportamientos de supervivencia, libera hormonas para luchar y/o huir. En algún momento todos hemos sentido los efectos de la adrenalina, podemos recordar la palpitación acelerada del corazón, la respiración acelerada y un deseo de huir del peligro. Otros síntomas son: el aumento de azúcar en la sangre, de la presión, disminuye la actividad en el sistema digestivo, de sangre a los órganos, la piel se pone fría y suda, y se dilatan las pupilas. El efecto es que el cuerpo dirige la sangre a las partes del cuerpo que requieren el oxígeno para escapar del peligro: los músculos periféricos, el corazón, los pulmones y el cerebro. En la labor del parto la adrenalina inhibe la labor por que: · Se disminuye el nivel de oxitocina, en proporción directa a la cantidad de adrenalina producida. · No permite la dilatación del cuello · El útero recibe menos sangre, pues menos oxígeno; así es que las contracciones serán más dolorosas. · Se caen los niveles de endorfinas. Efectos clínicos Pánico, agitación, gritos, movimientos y actividad extremos, ojos fijados, aumento en la presión, menos contracciones o se detiene completamente, aumento en el dolor de las contracciones, labor estacionada Diagnosis médico · Distosias, contracciones no-efectivas, falta de progreso, estacionamiento, etc. Diagnosis más apropiado · Respuesta natural a una situación amenazadora · Balance perfecto de hormonas en la circunstancias La mujer con altos niveles de adrenalina durante la labor del parto necesita mensajes positivos y un cambio en el ambiente, para volver a sentirse segura. El trabajo de las y los asistentes en la labor es de proteger a la madre y hacer cambios que ella percibe necesarios. Respetar las necesidades de producir ampliamente la oxitocina y las endorfinas, y a la vez mantener bajo el nivel de adrenalina para producir el milagro de una nueva vida, humaniza el parto, respecta y dignifica a la mujer y su bebé en un momento clave de la existencia. Parir es un acto sumamente humano y, humanizar el parto significa entender y respetar el funcionamiento y las necesidades humanas, biológicas, fisiológicas. No hacerlo es negar a las mujeres y a todas las personas que nacen sus derechos humanos más fundamentales.
 
Las mujeres dando a luz si tan solo se les da su espacio saben exactamente qué hacer; las mujeres tenemos por dentro el profundo conocimiento de cómo movernos precisamente, de cuándo pujar, cómo pujar. El cuerpo que hizo a este bebé sabe exactamente cómo sacarla del cuerpo y hacerlo nacer. Naolí Vinaver López, partera mexicana Parir y nacer con dignidad y seguridad es un derecho de todas y todos. Exijamos respeto a estos derechos y procuremos tener un ambiente agradable, cálido y amoroso para la bienvenida de nuestros bebés.
 
Gloria Lemay 
 
 {{Adsense1 params}}