Cuidados para el bebé

El pediatra William Sears, acuñó una teoría que considero, muy interesante referente a los cuidados para el bebe. Es la llamada ”crianza con apego”. Dicha filosofía se fundamenta en en la teoría del apego, según la cual, el hecho de que el bebé mantenga una fuerte relación emocional con los padres, facilita que, en un futuro, facilitará que el niño en edad adulta, mantenga relaciones más empáticas y seguras. 


Así pues, esta teoría nos muestra la necesidad de que los cuidados para el bebé, sean lo más cercanos y directos posibles. Factores como que los bebés sean acunados, mimados, cuidados y amados por sus madres, son vitales, debido a que dichos factores facilitan la estabilidad emocional de los bebés. Dicha estabilidad es básica en el desarrollo emocional de los recién nacidos, y sigue siendo muy importante durante los primeros años de vida de los infantes, debido a que es el período de tiempo donde se empieza a crear la futura persona.

Un buen desarrollo físico y mental, facilitará la felicidad del menor, y contribuirá de un modo muy importante en las futuras relaciones con los demás niños y niñas en la escuela, así como más adelante, con las futuras relaciones, debido a que un niño al que le ha faltado apego emocional por parte de sus padres o tutores, tendrá una dificultad añadida a la hora de elaborar, mantener y entender las relaciones adultas. 

Así, la teoría de la crianza con apego, fundamenta ocho principios clave que se deben marcar los padres. Los más relevantes se fundamentan en la preparación anterior al parto, por parte de los padres, y una concienciación de los valores y el cariño que se deben aportar al bebé, así como intentar mantener un equilibrio emocional en la vida, para que el niño nazca en un entorno agradable, saludable y positivo, y donde se pueda ejercer una buena educación.

Otro aspecto muy importante para el bebé, es el mantener una dieta sana y equilibrada, para que el niño pueda desarrollar su actividad física y mental sin ningún impedimento, debido a que productos que contengan niveles de calorías o azúcares excesivamente altos, pueden fomentar una obesidad infantil, cada vez más en auge, y no debemos olvidar que el bebé no puede estar sano por dentro, si no lo está por fuera.
 
 Criar y amar
El portal de la crianza con apego 

Deja un comentario