Averiguar qué nos sucedió cuando fuimos niños

¿Qué hacer con nuestros hijos pequeños? ¿Cómo criarlos mejor? Insisto en que inaugurar las indagaciones personales pensando en los niños, es comenzar por el fin de la trama. Antes de pensar en qué hacer con los niños hoy, tenemos que saber obligatoriamente qué nos ha sucedido cuando nosotros fuimos niños. Luego tendremos que tomar decisiones personales sobre qué hacer con eso que nos ha acontecido. Continúa leyendo Averiguar qué nos sucedió cuando fuimos niños

Evitando barreras en el relacionamiento con nuestros hijos

¿Creas alguna de las siguientes barreras periódicamente con alguien que amas? ¿Crees que puedes usarlas con menor frecuencia? Veamos un ejemplo como medio de la comprensión de las barreras y sus dinámicas: Continúa leyendo Evitando barreras en el relacionamiento con nuestros hijos

Ser madre después de los 40 años

Las mujeres podemos concebir y engendrar hijos mientras nuestro ciclo de ovulación y sangrado exista. Así de simple. No hay contraindicaciones ni peligros ni riesgos ni daños.

Las edades ideales para engendrar hijos varía según las culturas, las religiones, las zonas geográficas y los momentos históricos. De ninguna manera podemos concluir que hay edades mejores que otras para tener hijos y mucho menos determinar que hay edades que conllevan peligros para la salud de madres y niños. Continúa leyendo Ser madre después de los 40 años

La naturaleza de parir y nacer

Todas las mujeres nacemos “equipadas” con la habilidad de dar a luz, con reflejos innatos que posibilitan el desarrollo del embarazo y, el parto y nacimiento. Hasta ahora la ciencia no ha podido imitar ni controlar dichos procesos que son controlados desde nuestro antiguo cerebro, el hipotálamo, que en la misma manera determina otros reflejos innatos como es sentir hambre, sed, sueño o el deseo sexual. Aunque sean reacciones instintivas y innatas o naturales, estos reflejos pueden ser inhibidos, reprimidos o estimulados según el ambiente y los sentimientos que influyen en el momento.

Separaciones tempranas

La necesidad básica primordial de todo niño humano, es el contacto corporal y emocional permanente con otro ser humano. No es más complicado que “eso”. Sin embargo, algo que debería ser sencillo y espontáneo, lo hemos convertido en un problema. Casi todos apuntamos a que el niño pequeño “no nos moleste”. Es extraño. Ninguna otra especie de mamíferos pretendería algo tan insólito de su propia cría. Pero para los humanos es común determinar que lo mejor es “dejarlo llorar”, “que no se mal acostumbre” o “que no se vuelva caprichoso”. Y nos resulta totalmente habitual que el cuerpo del niño esté separado: Solo en su cuna. Solo en su cochecito. Solo en su sillita.

Continúa leyendo Separaciones tempranas

Manejo de la ira para mamás

por Elizabeth Bruce 
Revista Mothering 
 
 
Es un pequeño y sucio secreto. Las buenas madres se enojan. Algunas veces llegan a enojarse muchísimo. Las amas de casa se enojan, las mamas que trabajan se enojan, todas las mamas lo hacen. Te lo digo yo. Soy madre de 4 niños pequeños, dos de ellos con mucho carácter (spirited)*, es por eso que se una o dos cosas sobre enfadarse. Los niños serán niños, se meten en problemas, pelean, descomponen cosas y discuten contigo.
 

Cuidados para el bebé

El pediatra William Sears, acuñó una teoría que considero, muy interesante referente a los cuidados para el bebe. Es la llamada ”crianza con apego”. Dicha filosofía se fundamenta en en la teoría del apego, según la cual, el hecho de que el bebé mantenga una fuerte relación emocional con los padres, facilita que, en un futuro, facilitará que el niño en edad adulta, mantenga relaciones más empáticas y seguras. 

Continúa leyendo Cuidados para el bebé

No hay doctrina para la crianza con apego

Desde el principio de la civilización, los padres han estado unidos por lazos comunes sobre filosofías de crianza de los hijos, formando comunidades de apoyo mutuo e información basada en estos principios. La evolución de boletines de anuncios de Internet y listas de correo electrónico han ampliado nuestras capacidades de interacción exponencialmente, casi eliminando las limitaciones geográficas anteriores de comunidades de crianza. Ahora los padres de todos los países y culturas son capaces de participar en discusiones de crianza de los hijos,y muchos han encontrado que ellos se inclinan de manera natural a pertenecer a la gran comunidad en-linea que los vincula por el concepto de la Crianza de Apego.

Continúa leyendo No hay doctrina para la crianza con apego